Mindhunter: cambio de perspectiva

4 comentarios

Voy a empezar con una recomendación de forma directa: Mindhunter es la serie que deberías estar mirando ahora mismo. Si ya la viste y no pensás lo mismo, la salida es por donde viniste dame unos cuantos párrafos para justificar mi opinión.

Mindhunter es una de las últimas series de Netflix creada por John Penhall y producida por Charlize Theron y David Fincher, quién además dirige los primeros dos episodios y los dos finales. La historia pasa por dos agentes del FBI: Holden Ford (Jonathan Groff) y Bill Tench (Holt McCallany), dónde el primero de ellos al ver fracasada una operación con toma de rehén en la que estuvo involucrado, decide que necesitan más información sobre el comportamiento de los asesinos seriales. Necesitan meterse en su cabeza, conocer sus pensamientos y motivaciones. Entender cómo piensa un psicópata puede ser muy…interesante de ver en una serie.

La historia se desarrolla específicamente en el año 1977, ¿por qué esto es un punto sumamente a favor? Porque nos sitúa en un contexto histórico plagado de asesinos seriales como Richard Speck, Dennis Rader, Jerry Brudos y, el favorito de esta casa, Edmund Kemper. Ford y Tench, acompañados de la psicóloga Wendy Carr (Anna Torv), investigaran a estos psicópatas, buscando establecer pautas de comportamiento, entender su actuar y en base a eso sacar conclusiones para casos similares.

mindhunter

A diferencia de lo que uno podría pensar (y por “uno podría pensar” me refiero a David Fincher) la serie no muestra violencia explícita ni resalta detalles precisamente gore (al menos no a nivel visual), pero no pierde ese sello distintivamente Fincher, tan evidente en películas como Se7en o Zodiac. Por otra parte, se enriquece de los diálogos, del análisis y del cambio de visión que implica ponerse en la piel de un asesino y tratar de sentir que lo llevo a matar, torturar, violar, mutilar o todas en ese orden a otro ser humano. De por sí, eso ya es bastante gráfico, así que no era necesario más apoyo visual.

Siendo Holden Ford el protagonista principal de la historia y su evolución de un oficial un tanto tímido y rígido, a un analista del comportamiento humano implacable y casi despiadado algo más que notorio, resulta imposible no plantearse el hecho de que él también este camino a convertirse en una especia de psicópata. A que los roles se hayan invertido y el cazador termine siendo el cazado, porque a lo mejor ese “cambio de perspectiva” significa mucho para él.

mindhunter

Uno de los primeros encuentros que nos presentan de este personaje es con la que después sería su novia, Debbi Mitford (Hannah Gross), con un célebre: ¿Qué opinas de la desviación social de Durkheim?, que es -en resumen- una teoría sociológica que propone que la desviación es una respuesta a la represión normalizada del estado y que, de estar presente en todas las sociedades, deber servir como algo positivo, caso contrario no podría existir. Este sería el primer disparador para que Ford considere darle un nuevo enfoque al estudio de criminales.

El segundo se daría en sus encuentros con Ed Kemper, el asesino de colegialas, un asesino en serie, que secuestró, asesinó y violó a 6 colegiales; añadiendo después a su propia madre a esa lista. El enfoque que se da en esas charlas con Kemper es fascinante: es tan meticuloso, detallado, frío y coherente de una forma altamente retorcida que uno no puede evitar prestarle toda la atención posible. Mientras se le revuelve el estómago.

mindhunter (1)

Ese es otro gran punto a favor de esta producción: la presentación de cada entrevistado es tan minuciosa, siendo la de Kemper la más atrapante a mí parecer, que uno puede situarse en su mundo y contexto. Más allá del suspenso y la tensión, hay un miedo inconsciente de llegar a desarrollar una especie de empatía con un grupo de homicidas con graves problemas psicológicos. La serie juega con los límites de la humanidad, entre los que la perdieron y los que buscan defenderla de estos.

Eso sí, su avance es más bien lento y no está para nada cargado de acción, por más que tenga solo diez episodios en esta primera temporada, así que hay que tomárselo con calma. Así como también tropieza un poco con la duda sobre el tratamiento que debería darle a los casos y las muertes, pudiendo pasar desde lo sumamente descriptivo a lo puramente abstracto.

Mindhunter pone a los asesinos en serie en otra óptica, mejor dicho, nos pone a nosotros en su óptica, a través de los ojos y las ideas de estos agentes del FBI. Nos lleva a pensar como ellos, a sentir lo que ellos sintieron y eso puede ser sumamente escalofriante. A todos nos da más miedo del que nos damos cuenta el tener que cambiar de perspectiva.

Anuncios

Plural: 4 comentarios en “Mindhunter: cambio de perspectiva”

  1. lo que a mi no me gusto mucho, fue que en un momento de la serie empezaron a ir en varias direcciones, es decir, ayudaban a policias locales, parecia como desorganizada la serie, quizas sea algo positivo o diferente. pero no se si me gusto mucho eso. ahora, lo de las entrevistas….brillante.

    Me gusta

    1. ¿Sabes que me pareció? Que estaban preparando el terreno para lo que se viene en la siguiente temporada. Todo comienzo acarrea un caos, fijate que al comienzo no eran un Departamento del FBI, ni oficina tenían. Eso fue creciendo. En la segunda temporada pueden presentarse casos más puntuales por episodio que vayan resolviendo con entrevistas.
      Es una impresión mía, no hay nada seguro al respecto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s