OSCARS 2018: Lo mejor de lo mejor

No hay comentarios

Sin discusión, debe ser la entrada más extensa que escribí pero considero que lo vale (y si no, perdón). Es que llegó el momento de hablar de los premios Oscar de este año, concretamente, de 6 de las nominadas a Mejor Película (que son las que se pudieron ver en nuestro país). Así como disfruté viéndolas, disfruté también con la idea de presentar esto a continuación y tuve mucho trabajo tratando de hacerlo lo más preciso y resumido posible (por lo general, son dos conceptos que en esta persona no van de la mano). Sin más preámbulos (?) las nominadas de este año son:

Get Out: la revolución del terror.

Get Out

En una época donde las producciones de terror no consiguen dar en la tecla y se limitan sencillamente a explotar recursos cliché para conseguir cierta reacción del público, Get Out llega como un respiro y una propuesta verdaderamente lograda dentro de este género. No solo por asustar y mantenerte agarrado a los posabrazos, sino por desarrollar toda una historia, con verdadero sustento y argumentos sólidos, alrededor.

Dentro de un cast que se desenvuelve muy bien y nos adentra en las actividades de una familia racista completamente desquiciada, sobresale el trabajo de Daniel Kaluuya como el protagonista de la historia, que nunca se imaginó que conocer a sus suegros fuese una pesadilla tan literal (?).

Con una sutil mezcla de varios componentes como suspenso, terror, algo fantasiosa y con un mensaje en contra del racismo y la discriminación. Tiene lapsos algo vacíos, pero son pocos y no opacan a las escenas verdaderamente remarcables, que consiguen “hipnotizar” al espectador.

Atrapante y divertida a la vez, Get Out es un auténtico respiro dentro de este género que tanto lo necesitaba, marcando un verdadero resurgir, pero que, a la hora de contrastarlo con las demás nominadas no consigue plasmar la profundidad con la qué si cuentan las competidoras más fuertes de este año, dejando su “revolución” dentro de los límites del género del terror.

Pronostico: Gracias por participar.

Darkest Hour: amarla u odiarla.

Darkest Hour

Dicen que la historia nunca debe ser olvidada, es por eso que Joe Right, propone en su obra Darkest Hour narrar los inicios de la administración del Primer Ministro Británico, Winston Churchill. Con sus puntos altos y bajos, retratando toda la presión y responsabilidad que caía sobre sus hombros. En realidad, no tanto así (?), más bien glorificando la figura de esta relevante figura política durante la Segunda Guerra Mundial y elevando a la idolatría a un personaje que, en verdad, tenía bastantes sombras por mostrar.

Cuenta a su favor eso sí, con un gran trabajo de producción, maquillaje y puesta en escena. Además de un destacable juego de cámaras, entre los que este servidor se encontró muy entretenido con los enmarques y planos cenitales, una cuestión de gustos. Gustos, a lo mejor, como la película en sí, que es bastante subjetiva y poco apegada a la realidad, más bien concentrada en representar a Churchill como un semi salvador de su nación y, ¿por qué no?, de la humanidad.

Gary Oldman como el ministro británico, junto con el equipo que lo maquilló y produjo como tal, son de lo más fuerte y aplaudible de la cinta, que es un tanto lenta y cuenta con pocos diálogos. No es que esto esté mal, de vuelta, es una cuestión de gustos. Dónde si se marca el punto más negativo es en que se presenta como una película biográfica (y por lo tanto de tinte histórico) que, en verdad, se apega poco a los hechos tal cuál se desarrollaron e insiste en destacar solamente lo positivo, incluso si esto no sea verdad. Darkest Hour es el tipo de película que uno ama u odia, siempre muy de la mano con la subjetividad y no con la carga y el valor histórico que en realidad podía y debía tener. Es ahí donde radica la principal falencia de una película que este año parece estar compitiendo con otras que no están en su liga.

Pronóstico: no lo creo (espero que no).

Dunkirk: retrato de guerra

Dunkirk

Que Christopher Nolan es un maestro en lo que hace no es, a estas alturas, un secreto para nadie. Es por eso que con Dunkirk no hace otra cosa que ponerle la rúbrica a esta afirmación. Con un relato cuidadoso y detallista de uno de los milagros más importantes de la Segunda Guerra Mundial: la evacuación de aproximadamente 300.000 soldados británicos y franceses, consigue elevar su obra a un nuevo nivel.

Cuenta con varios relatos, dibujando diferentes puntos de vista sobre lo que fue aquella situación y desemboca todos en una conclusión épica, con un clímax cargado de tensión, pero sin caer en los estereotipos propios de las resoluciones en tiempos de guerra, sino presentando una mirada más realista de la situación.

Dunkirk explota todos nuestros sentidos y nos traslada a un estado de placer audiovisual difícil de comparar con otras películas, al menos entre las nominadas. Un retrato de dramatismo y desesperación, propio de un conflicto bélico, elevado a una exploración de todos los sentidos que genera una cinta sumamente disfrutable. A nivel técnico es una gran favorita a ser premiada en estas categorías, compitiendo dentro de mejor película, tropieza con otras grandes obras de esta temporada, aunque no tiene mucho que envidiar, aparece un tanto tapada, esperando dar la sorpresa.

Pronóstico: NS/NR.

The Shape of Water: el amor en todas sus formas

The Shape of Water

Un especialista en contar historias. Así se considera él mismo. Tomar una idea, trazar una historia alrededor y contarla cinematográficamente. Eso es lo que mejor hizo y mejor hace (y esperemos que siga haciendo) Guillermo del Toro. Surrealistas, imposibles, fantasiosas pero entrañables cada una de sus producciones. The Shape of Water no es la excepción y lleva su firma por todas partes.

En esta historia, Elisa es una joven sordomuda que trabaja como limpiadora en un laboratorio en tiempos de la Guerra Fría. Un día llega a este lugar una criatura en un tanque de agua y despierta su atención y, posteriormente su sorpresa, al descubrir que se trata de un anfibio humanoide (en el universo del Toro no hay imposibles), del cuál termina enamorándose (si, del anfibio), con todo lo que esto implica.

Delicada y agridulce, más allá de lo que parece no es una película de terror ni ciencia ficción, es una película romántica. Poética en todas sus líneas, es una exaltación al amor. A como debería ser el amor. En cualquiera de sus formas. Libre, sin prejuicios ni limitaciones. La trama, bizarra como se nos presenta, no busca representar otra forma que un claro mensaje a favor del amor, sea del tipo que sea (claramente), que está en todas partes a nuestro alrededor y adquiere muchas formas.

Pronóstico: gran candidata, sería justicia.

The Post: la batalla por la verdad

post-3537_4

Me resulta muy difícil escribir objetivamente sobre una película que encabezan Meryl Streep y Tom Hanks. No recuerdo haber dicho que esto iba a ser algo objetivo, así que no lo será (?). Resulta que, además de estas dos importantes figuras del cine, el desarrollo gira en torno a un tema que considero atrapante: la pasión por lo que uno hace. Dirigida por Steven Spielberg, contó el guion de Liz Hannah y Josh Singer, quién ya trabajó en un proyecto similar con Spotlight, por lo cual se entiende la mirada que le dio a esta cinta.

La película muestra todos los acontecimientos e inconvenientes por los que tuvo que pasar el por entonces pequeño periódico Washington Post, cuya única dueña era Katharine Grahma (Streep) y el editor Ben Bradlee (Hanks), para presentar la noticia sobre los documentos secretos que se encontraban en el Pentágono y que escondían las mentiras de 4 gobiernos (hasta llegar a Nixon y el escándalo Watergate) sobre la Guerra de Vietnam.

Si bien trabaja y explota demasiados elementos recurrentes en cintas premiadas por la Academia, justamente buscando este objetivo, y también es un tema recientemente reconocido (la ya mencionada Spotlight en 2015), la cinta no deja de retratar un perfecta e idealista lucha por la libertad de prensa, por la oposición a la corrupción y abuso de poder en el gobierno. Es una batalla por mantener los valores e ideales que engloban a la verdad como concepto básico, siendo su arma principal el amor por una vocación.

No es difícil imaginar otros temas que la Academia tenga más presentes a la hora de determinar al ganador, pero sin lugar a dudas The Post gana en despertar en el público ese fuego que muchas veces tenemos apagado adentro. Esa lucha por hacer lo nuestro todo lo mejor que se pueda, sin importar lo que implique luchar por ello. Esa lucha por la verdad.

Pronóstico: rema un poco de atrás, pero me haría feliz.

Three Billboards Outside Ebbing, Missouri: el mensaje que prefieras.

Three Billboards

Un pueblo pequeño. Pocos habitantes. Poca educación. Poca tolerancia por la diversidad. Bajeza. Vulgaridad. Ebbing, Missouri. En tres carteles colocados en las afueras de este pueblo se denuncia todo lo citado anteriormente, resumido en la violación y asesinato de la hija de Mildred (Frances McDormand) que, a raíz de esto y de la inacción de la policía local decide pagar por ese espacio, colocando tres mensajes muy fuertes hasta que alguien tome medidas en el asunto.

La película está plagada de humor negro. Es su arma más y mejor usada. Se ríe de todo y no le hace asco a nada, transgrede los limites, pero de una forma intuitiva y casi desinteresada, llevando consigo por ese camino al espectador que, para cuando se da cuenta, se está riendo y divirtiendo con situaciones y planteamientos que, por lo general, le darían culpa. Con grandes actuaciones (más que destacable lo de McDormand y Sam Rockwell), cuenta con una narración brillante, para nada aburrida, y sorprendentes giros en la trama, rodeando y nutriendo de forma impecable a la historia central.

Si bien no quiero spoilear nada (?), es necesario mencionar que para un desarrollo tan brillante y pulido, además de invertir todos y cada uno de los giros argumentales en entretenernos, el final pareciera apresurado y un tanto vacío. A lo mejor porque, así como el mensaje de esta película, está en el subconsciente de cada uno, de lo que rescató de las casi 2 horas que pasó riendo y preguntando que iba a pasar ante cada giro. No se ocupa de otra cosa que contar una historia cargada de emotividad y conciencia. Denunciando que muchas veces preferimos olvidar cosas que nos afligen e incomodan a otros, en lugar de enfrentarlas.

Pronóstico: cruzo los dedos. Es la gran favorita de esta casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s