Better Call Saul 4ta Temporada: la historia detrás de la historia

No hay comentarios

Lastimosamente este sitio no existía en tiempos de Breaking Bad. O, a lo mejor, afortunadamente, porque hubiese abusado de su espacio para hablar de esta serie que me encanta desde diferentes puntos de vista y, me parece, de las mejores que se hayan hecho. Por eso, cuando se anunció hace varios años la salida de su spin off, Better Call Saul, no estuve de acuerdo (cómo si eso dejará sin dormir a alguien en la producción), ya que me parecía solo una herramienta para sobreexplotar un producto que dio claras muestras de éxito. Hoy, 4 temporadas después, soy muy feliz de decir que me equivoqué (y a los productores tampoco les importará eso).

La primera gran virtud de esta serie, cargada de guiños, referencias y elementos de Breaking Bad, es que nos cuenta una historia que –quiénes seguimos las aventuras de Heisenberg y compañía- ya sabemos cómo acabará y aun así logra atraparnos y mantenernos con ganas de más. Porque, hay que recordar, se trata de una precuela a todo lo ya desarrollado en Breaking Bad. Precuela que tiene como protagonista a Saul Goodman, todavía conocido como Jimmy McGuill en estos días, aquel carismático y poco ortodoxo abogado, pero con una historia profunda y dramática detrás.

BCS_408_NW_0419_0103-RT

La serie deconstruye fantásticamente elementos icónicos de su predecesora, como son los Pollos Hermanos y la historia de su origen, la relación de Gus Fring con los Salamanca, los conflictos dentro de esta familia, el origen del ya mítico laboratorio de Walter y Jesse y, mi favorita, la historia de Mike Ehrmantraut (no puedo escribir su apellido sin googlear).

Lo hace todo con una paciencia y calma que nos permite reconocer fácilmente a Vince Gilligan detrás de esta obra. A lo largo de las 3 temporadas anteriores se han ido tejiendo hilos, muy finos y específico, que no parecían hacer otra cosa que rellenar espacio pero que, conforme se desenvuelve esta cuarta temporada, comienzan a atarse y darle forma a la historia que todos conocemos y amamos. Porque si, esta es una serie que antes de empezarla ya nos dejaba anticipar el final de sus protagonistas. Podría ser el gran dilema para una precuela, pero sus creadores lo han convertido en su gran punto fuerte.

BCS_S4_403_EASTEREGG

El juego con los flashbacks, yendo atrás y adelante en la historia, los elementos que van dejando mensajes ocultos en varios pasajes, el manejo de la fotografía y el lenguaje no verbal con el que los protagonistas nos cuentan más de lo que está pasando que sus mismos diálogos la hacen irresistible al punto de saber que uno no puedo despegarle los ojos mucho tiempo. Para un ejemplo de esto último, está la relación de Jimmy y Kim, que pasa por varios giros en esta temporada y cuyos pormenores solo son perceptibles en su actuar y no en lo que se dicen, dicen más cuando no se hablan, que cuando lo hacen. Si, vengo emocionado, ya sé, pero es la historia detrás de la historia de Breaking Bad y no lo puedo evitar.

Entrando un poco en SPOILER ALERT el episodio final, llamado Winner, creo que tenemos el punto más alto de este spin off. Todos los elementos anteriormente mencionados se hacen presente durante 60 minutos donde se desata (¿o ata?) un nudo que será pieza clave en el contexto de Breaking Bad. O, en realidad, varios, porque Mike consigue ganarse un espacio más que importante y que no toda la trama gire en torno a Saul y ambos terminan marcando sus destinos para siempre en este final.

5bbf8b9743dab

Winner evoca todo lo que es Jimmy, perdón, Saul. Todo lo que entiende, espera y busca de la vida. El personaje que conocemos ya le ganó la partida al hombre que fue antes y empieza a mantenerse en la superficie. Mike es su contraparte: toda la vida que le conocíamos originalmente no era lo que él quería y buscaba, pero fue la que consiguió al verse empujado por ciertas circunstancias. Dice una vieja metáfora que quién cruza el jardín acortando el ángulo de 90 grados llega más rápido, pero daña las flores. Y estos dos personajes son el ejemplo de ambas opciones.

En definitiva, una cuarta temporada que nos atrapa mientras nos va acercando al origen de una historia que ya nos atrapó en su momento. Con un relato tan atrapante que consigue despertarnos las ganas de saber más, aunque ya sepamos que no hay un final feliz. O al menos no desde lo que nosotros entenderíamos como bueno. Después de todo, como diría su protagonista principal: “S’all good, man”.

tumblr_nwpk5boS2P1u97rd0o1_400

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s