Bohemian Rhapsody: trascendiendo la historia

No hay comentarios

Tenía entre 15 y 17 años la primera vez que lo escuché. No entendía muy bien lo que escuchaba ni lo que estaba pasando, solo sabía que me resultaba adictivo. Era muy joven, no lo podía explicar, pero quería ponerlo de fondo a todo, quería escucharlo todo el tiempo. A cada tema aleatorio que escuchaba en mi reproductor, tenía que seguirle si o si este. Así comenzó mi historia con Bohemian Rhapsody. Y con Queen. Y con Freddie Mercury. Hace poco más de una semana esa historia llegó a otro nivel: la de poder sentirla en el cine.

No quiero que se aburran, pero desde ya voy adelantando que esta producción, en principio dirigida por Bryan Singer y finalizada por Dexter Fletcher, tiene dos formas de ser abordada, vivida y transmitida: la primera (y común) pasa por un lado teórico y técnico. Hablando de los planos, las tomas, los cortes, los diálogos, el desarrollo de la trama, la narración, los recursos cinematográficos, la estética de la historia, y la visual a través de su fotografía. En fin, un plomo (?). Porque, para este caso puntual, no es donde nos vamos a detener, porque me parece que sería perderse de algo mejor.

1540366208_188443_1540368669_noticia_normal

SPOILER ALERT

Empecemos igual remarcando esas cuestiones que otros elevaran a niveles más importantes: narrativamente la película comienza preocupándome mucho por la velocidad con la que avanza. Comienza de forma muy acelerada, saltando de una historia a otra, de una acción a su consecuencia y así por un buen tiempo. Incluso a nivel técnico, presenta cortes muy bruscos y acelerados, que no te dejan mucho espacio para digerir lo que está pasando. A ver, estamos ante una película basada en la historia de una banda, no hay demasiada sorpresa en el desenlace porque todos ya sabemos más o menos de que va, lo que si hay son distintas formas de encarar una historia de este tipo.

Sin embargo, la historia, ensamblaje, desarrollo, búsqueda y evolución de la banda no deja de ser algo emotivo. Al ver más detalladamente como fue el proceso de crecimiento del grupo y a la hora de, por ejemplo, componer los temas, es donde podemos empezar a sentir ese cosquilleo que provoca el imaginarse como fue que comenzó a escribirse la historia de algo tan grande e importante como lo fueron Queen y sus miembros. Algo que trascendería las fronteras de los imaginable. Y después está Freddie. Ese personaje histriónico y fuera de serie, que se negaba a formar parte del común denominador, que no quería pasar desapercibido, que iba en la búsqueda de su lugar en el mundo, de su lugar en la historia. Para hablar de Freddie debemos decir que Rami Malek la rompe toda interpretando al vocalista nacido en Zanzíbar. Tanto que no parece descabellado que mire de reojo a algún que otro premio por su trabajo.

bohemian

Como decíamos, la historia de los temas es sumamente entretenida y atrapante. El pico de esto es, como no podía ser de otra manera, Bohemian Rhapsody. Una idea completamente loca, descabellada y-en apariencia- imposible de Mercury. Casi el doble de duración que lo acostumbrado en esa época, 6 partes distintas, incluyendo algo de ópera. Solo a un tipo como Freddie Mercury se le podía ocurrir algo así. Y solo alguien como él podía lograrlo como lo logró con este tema. Hablando de Freddie, algo que me tenía muy curioso era como iban a abordar el tema de su sexualidad y su vida llena de excesos. El primero me pareció que quisieron tratarlo como algo más delicado, dejando más espacio a la imaginación del espectador. Aunque la revelación con su, entonces, novia Mary Austin me pareció fantástica, con Love of My Life de fondo y Freddie confesándole que todas esas personas que cantaban en el público, lo hacían para ella.

La vida de excesos de Freddie y en entrelazo de su vida pública con la privada merece un párrafo aparte, porque me llegó mucho como representaron a un tipo que estaba en la cima, que lo tenía todo, que había cumplido su gran sueño…y aun así se sentía solo y vacío. La única manera que encontró de saciarse fue explotando su imagen y sus posesiones para acercar personas (buenas y malas) hacia él. Dentro del manejo de su sexualidad, una escena que me llamó la atención es la conferencia de prensa donde se lo consultan varias veces. Hay un gran juego de cámaras y efectos para representar todo lo abrumado que él se sentía.

queen

La creatividad y unión de la banda es puesta a prueba, primero, cuando se separan temporalmente a causa de estos conflictos de Freddie y su intento de lanzarse como solista: y segundo, cuando vuelven a reunirse con Live Aid como objetivo y la revelación de su vocalista de que era portador del virus VIH. Si estaba atajando bien las lágrimas hasta ahí, todo se descompuso con la escena del consultorio y el paciente despidiéndose con un “eeero” de un Freddie abatido. En ese momento alguien comenzó a cortar cebollas en la sala (?).

Pero el espíritu de la banda pudo más, el apoyo para Mercury siempre estuvo, así como el respeto al pedido que él había hecho, de no gastar tiempo sintiendo lástima por él y emplearlo para componer buena música. Y así lo hicieron. Fue entonces cuando sentí que era realmente dimensionable todo lo que habían conseguido y eso que todavía no llegábamos a Live Aid. Porque Live Aid es el punto cumbre de esta producción, tal vez me hubiesen gustado que encaren eso de otra forma. Por ejemplo, si el foco iba a ser Bohemian Rhapsody, empezar ya desde ahí y poder abarcar hasta los conciertos más grandes en Wembley y, posteriormente, la muerte de Freddie. Solo una idea, porque la cosa es que Live Aid paga con creces toda la entrada, pororó y gaseosa incluidos (?). Un deleite para los fanáticos de la música en general y de Queen en particular. Y una muestra de que la película no merece tanto ser analizada técnicamente a nivel cinematográfico, sino disfrutada a nivel musical e histórico por la trascendencia de su protagonista.

181102201749-bohemian-rhapsody-full-169

La trascendencia de su música y, principalmente, de Freddie. Alguien cuyo mayor temor era estar solo, en las sombras, en el anonimato, en la rutina. Alguien tan obsesionado con ir más allá que consiguió liderar una de las mejores bandas de la historia. Y más, consiguió crear algo más grande que él mismo, logrando que la muerte sea solo un estado, porque su vida y legado difícilmente desaparezcan.

– You’re a legend, Fred.

– You’re bloody right, I am.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s