BoJack Horseman 6ta temporada: entre la obsesión y el pasado

No hay comentarios

El estreno de la primera parte de la temporada final de esta serie produce una mezcla de sensaciones. Alegría, desde luego, porque estrena (duh). Melancolía, también, por saber que es el comienzo del cierre de una de las mejores series de animación de los últimos tiempos. Curiosidad, por qué no, al querer saber que caminos explorará ahora que el protagonista ha tocado fondo. Y ese no sé qué, indudablemente, que evoca con el paso de cada episodio y que nos consterna, pero conmueve profundamente. Debe ser, tal vez, el atractivo más resaltante de la serie: esa capacidad de preocuparnos, deprimirnos y, a su vez, invitarnos a reflexionar.

1-hc5x5frqn5joyresrkonig

BoJack Horseman estrenó el 25 de octubre la primera parte de su sexta y final de la temporada (la segunda estará disponible en enero), continuando con las vivencias del protagonista y su interesante grupo de personajes secundarios, de las que ya habíamos hablado con anterioridad por acá. Y, antes de eso, por acá.  Concretamente BoJack se encuentra en Pastiches, en su rehabilitación por el uso de alcohol y pastillas. Tan solo el primer episodio ya es una declaración sobrada de la capacidad de esta serie para llevarnos por caminos incomodos e inquietantes. Paseándonos por diferentes instancias de la vida del protagonista donde tuvo encuentros con el alcohol y retratando como este pasó a convertirse en un escape a la dura vida que le tocaba vivir.

A partir de acá, vemos a un Bojack decidido a encarar este proceso. No sin las dificultades lógicas y comunes del personaje en su desarrollo a lo largo de la serie. Para ello debe pasar por ciertos encuentros en los que pone en práctica el aprendizaje de experiencias previas para tratar, en cierta medida, de corregir sus errores del pasado. Lo que ni él, ni nosotros que estamos empezando a creer en un protagonista plenamente reivindicado, nos imaginamos es que, a veces, aunque queramos soltar el pasado este no quiere soltarnos a nosotros.

bojack-6

A la par que todo esto ocurre, recorremos distintos escenarios que ocasionalmente se cruzan con el del protagonista principal de la serie. Como Diane y su nueva vida en Chicago. Sus problemas con la depresión y ese vínculo, ahora mucho más empático, con BoJack para ser ella la que esta vez se apoye en él cuando lo necesite. Todd con sus problemas familiares y sus dificultades para encontrar pareja. Princess Carolyn y sus dificultades para dividirse con el trabajo y su nueva hija. Mr. Peanutbutter, quién parecía impoluto, perdido entre malas decisiones, tanto para su carrera como a nivel sentimental.

Todos estos personajes parecen repetir experiencias y errores de BoJack en temporadas anteriores. Temas tan sensibles como necesarios, tales como la soledad, la depresión, los vicios, las relaciones tóxicas, las adicciones y la cultura de las redes sociales, se descargan sobre la realidad de cada uno de ellos, quiénes parecen obsesionados con repetir errores, con hundirse en sus propios conflictos sin ser capaces de encontrar una salida. No es la primera vez que la producción decide repartir el protagonismo y, nuevamente, lo hace de gran manera. Los conflictos personales, las luchas internas, son problemáticas por las que todos atravesamos con mayor o menor suerte, y cada quién las resuelve, como mejor puede, en base a sus experiencias. Muchas veces parecemos obsesionados con esos demonios, no para derrotarnos, sino para que definan nuestras vidas. Otras, como el caso de BoJack, decidimos que es hora de un cambio, por duro que sea.

BOJACK_OPENING_STILL_05-2

Entonces, ¿es posible esperar un camino de redención que lleve a un final feliz? Uno quisiera. Pero no. BoJack decidió enfrentar su problema y emprender un camino de rectificación por las equivocaciones que tuvo en el pasado. En contraparte, solucionar errores del pasado implica enfrentarlo. Y el pasado de BoJack aún no ha dicho su parte. Aquel viaje a Nuevo México, la muerte de Sarah Lynn y su agresión a Gina, son temas que no solo no se pueden borrar con buenas intenciones, sino que pasan a cobrar factura. La segunda parte de este final, una vez más, no presagia un desenlace precisamente feliz. Porque no siempre las buenas intenciones alcanzan. O, si lo hacen, debemos pagar un precio antes porque las deudas con el pasado también se pagan, en ocasiones. Aunque no estemos más obsesionados con este pasado, sino él obsesionado con nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s