The Irishman y el arrollador paso del tiempo

No hay comentarios

Cuando una película genera tan expectativa como esta (tanto por la producción en sí como por quienes trabajan en ella) lo realmente fascinante es tratar de entender cómo encuentra la forma de sorprendernos y fascinarnos de igual forma. Lo previsible se vuelve igualmente asombroso, incluso ante nuestros ojos que parecían atentos a que algo increíble se cruzara delante de ellos. En el caso de The Irishman no lo logra solamente por los muchos puntos que estamos por hablar, sino por su capacidad de deslizar un mensaje absolutamente impensado en películas de este tipo.

irishman3.0
Dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por –por favor, todos de pie- Joe Pesci, Robert De Niro, Al Pacino, y tantos otros actores de primer nivel, la película se inspira en el libro I Heard You Paint Houses de Charles Brandt, que retrata las memorias del irlandés Frank Sheeran, quien supiera ser un asesino a sueldo, involucrado con el asesinato de Jimmy Hoffa. Todo esto lo sabíamos y nos parecía una genial historia para ser contada por Scorsese, como otras de este tipo que ya nos habían encantado: Casino y Goodfellas. Porque si en algo tenemos que coincidir es que estamos acá porque amamos a Scorsese, ¿ok?
Lejos de querer detenerse en los recuerdos de Sheeran y de pintarnos nada más que el panorama de un mundo mafioso y delincuencial, Scorsese aprovecha esta historia para realizar una exploración minuciosa y apasionante de la naturaleza criminal humana. De los claros, grises y oscuros, que tenemos todos, y que algunos explotan más que otros. Para esto se vale de un casting sencillamente genial, como ya vimos, donde De Niro toma la responsabilidad como Sheeran, bastante contenido pero expresivo, reflexivo e introspectivo. Joe Pesci como Russell Bufalino no presenta un personaje quizás también desquiciante como los anteriores que interpretó en esta clase de películas, pero, en esta oportunidad, principalmente por lo frío, despiadado y sociópata del mismo. Mientras que Al Pacino encarna a un Jimmy Hoffa que, increíblemente, roza lo entrañable; además de dejarnos esos matices de genialidad que solo un maestro como Pacino es capaz de hacerlo.

fotograma-the-irishman-1566926133185

La narrativa, a partir de estos intérpretes, parecía ser el otro gran foco a atacar por el buen Martin. Y vaya que consigue lucirse una vez más. Porque si bien nos propone otra historia de más de 3 horas de duración (como nos tiene acostumbrados) la misma no pesa para nada y, lejos de ser insostenible, se hace bastante dinámica y continúa. La mayoría de sus recursos técnicos más bien se respaldan en sencillos planos y contraplanos, que en realidad son ideales para disfrutar al máximo del trabajo de sus protagonistas. Dejarnos a solas con ellos, sus diálogos, sus subtextos, su desenvolvimiento entre ellos y para sus adentros, es lo que nos permite acercarnos tanto y tan bien a su mirada y sentimientos dentro de la historia.

Lejos de quedarse con el modelo exitoso de otras películas de criminales y mafiosos The Irishman nos regala una visión mucho más reflexiva, íntima y humana de…bueno, si, criminales y mafiosos, pero también de una historia en la que no hay buenos o malos, ganadores o perdedores, sino en la que todos se enfrentan, con diferentes matices y resultados a lo único que no tiene solución en la vida: el inevitable paso del tiempo.

Irishman1.0

Para nada podemos resumir esta como una obra en la que se glorifica el estilo de vida de la mafia, o se enaltece el talento de un criminal para vivir exitosamente al margen de la justicia, o en el que se desglosa el funcionamiento de una organización delictiva. Y eso que tiene esos tres pilares, pero su foco pasa por sumergirnos en una serie de cuestiones elementales que, por lo general, no tenemos en cuenta en estos casos. Y es que la vida pasa, irrefrenablemente para todos, que independientemente del camino que transitemos, el éxito o fracaso que tengamos, y el tiempo que estos nos duren, el destino de todos inexorablemente es el mismo. Sus protagonistas lo saben, lo sienten, lo sufren. Porque son hombres, personas, seres humanos, como cualquiera de nosotros. Y, si bien no parecen tener mayores remordimientos al momento de terminar con otra vida, el ocaso de la suya parece encontrarles sin respuestas.

the_irishman_-_publicity_still_-_h_2019_
Jimmy Hoffa (Al Pacino) and Frank Sheeran (Robert De Niro) debate Hoffa’s next move. © 2019 Netlfix US, LLC. All rights reserved.

Resulta que uno de los mayores méritos de este relajo es atravesar por todas las etapas, no solo de la vida de un mafioso de éxito, sino de la vida en general. Los ciclos por los que atraviesa la propia humanidad en lo que le dure de tiempo eso que llamamos vidas. Es igual de brutal, como lo es de sincera y su crudeza no se detiene únicamente en la violencia explícita con la que se conducen, sino en la mirada profunda que le da a nuestra propia mortalidad.

Hablaba al comienzo que su duración no condice para nada con la manera en que la cinta es llevadera y disfrutable, resulta que justamente en este tiempo “prolongado” encuentra la oportunidad para explorar y trabajar ese “más allá” que no siempre vemos en este tipo de películas. ¿Qué pasa con el protagonista después? Ya sea después de salirse con la suya o fracasar. ¿Cómo lleva su vida? ¿Y los suyos? ¿Los que lo rodearon? ¿Tiene todo un final? Para llegar a esto, la última hora de la cinta es demoledora. Capaz de tomarlo a uno y dejarlo parado en un absoluto vació de cuestionamiento, replanteándose su propia moralidad y el sentido de su existencia. Y es que más allá de las historias que disfrutamos en las películas de Scorsese, donde están genios como Al Pacino, Robert De Niro o Joe Pesci, hay algo más. Como en la vida misma hay algo más. Algo que a todos nos toca y nos llega y es inevitable, aunque no nos demos cuenta o no nos queramos dar cuenta. Por eso a lo mejor golpea tan fuerte como imprevisto. Por eso después de ver The Irishman nos puede resultar tan arrollador el paso del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s