Después de que hace poco habláramos de la generación de contenido de valor y su importancia a la hora de trabajar en social media, queremos presentar una serie de pasos que consideramos claves en este proceso. Hoy hablaremos del primero de ellos en esta entrada que iremos actualizando semanalmente.

1- Conocer al cliente:

Lo primero es definir para quién trabajamos. Conocer a nuestro cliente, sus aspiraciones, capacidades y también limitaciones. Lógicamente que en esto también debemos contemplar al producto o servicio, sus fortalezas, oportunidades y debilidades. Tener en claro este aspecto nos permite situarnos en la misma posición del cliente con el que estaríamos trabajando.

Una vez que tenemos claro en cuál “lado del mostrador” nos ubicamos y conocemos bien las metas que tenemos para nuestro producto o servicio lo siguiente es conocer mejor a aquellas personas a las que queremos alcanzar. Interiorizarnos sobre su comportamiento, aspiraciones y preocupaciones nos va a permitir trabajar un contenido mucho más acorde a sus necesidades y deseos.

Finalmente, luego de tener definidos a nuestro cliente con su producto/servicio y a nuestro público objetivo, tenemos que ser capaces de establecer los temas de interés que conjuguen tanto las necesidades de los clientes o potenciales clientes con los objetivos de nuestra marca. El principal objetivo detrás de esto es, primeramente, poder presentar un contenido relevante y actual que nos permita establecer una conversación más directa con nuestro público objetivo. Los temas de actualidad, tendencias, etc. de la mano con nuestra marca pueden facilitar la generación de contenido mucho más valioso y de fidelización con nuestro público.

2- Definir objetivos

El segundo punto es uno que en lo personal nos parece clave a la hora de sentarse a hablar del contenido que se va a trabajar para una marca. Muchas veces uno se encuentra frente a un proyecto y a la “exigencia” de producir contenido relevante y de calidad, sin tener demasiada idea realmente de que es lo que esto quiere decir. Dicho de otro modo: todos queremos algo genial, diferente y viral, pero no sabemos bien cual es su objetivo.

Al sentarse a “cranear” cualquier tipo de contenido es fundamental tener en claro los objetivos que queremos perseguir con ellos. ¿Qué queremos lograr? ¿a quiénes queremos alcanzar? ¿qué reacción esperamos de nuestro público? Desde generar ventas, leads, base de datos, hasta lo más simple como sencillamente entretener e instalar conversación en una comunidad con gustos similares, los objetivos tienen que ser claros y estar previamente establecidos antes de avanzar en cualquier dirección.

Esto es lo que, en definitiva, nos permitirá también medir y conocer la relevancia y utilidad de nuestro contenido. Muchas veces hablamos del contenido “viral” y es algo más bien fácil de aspirar, pero debemos ser conscientes de que no marcamos la pauta para que algo se vuelva viral o no, esto lo hace el público con su reacción y posterior aceptación o no. Lo mismo ocurre cuando hablamos de contenido educativo; no basta con que simplemente dominemos en mayor medida la materia, también debemos saber hacérselo llegar y entender a nuestro público base, caso contrario, no estaríamos presentando ninguna propuesta diferencial y, por ende, perderíamos relevancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s