Las sorpresas no abundan cuando una serie va construyendo una historia nueva alrededor de otra, más grande, pre existente. Lo que si abundan son las presentaciones de diferentes protagonistas y de su influencia dentro de esta historia nueva, a partir de su importancia de la anterior. Además, claro, de su relación con los protagonistas que van llevando adelante este nuevo relato. De eso es lo que va este nuevo episodio de Falcon and The Winter Soldier.

            John Walker es oficialmente el nuevo Capitán America y críticas, dentro de la trama de la serie, no faltaron. Bucky, claramente en desacuerdo con esto y con la decisión de Sam de rechazar en su momento el escudo, intenta ser la voz de la razón en medio de toda la situación y, a su vez, es quien se muestra como primer escéptico de un Walker que, en principio, se presenta con apariencia amistosa y poco conflictiva. Personalmente, me inclino a creer que, si esta actitud cambiase, mucho tendría que tener con el rechazo casi injustificado que recibe de entrada. Si si, está tomando el lugar de alguien como el Cap, pero con mejores intenciones (insisto, al menos en principio) de las que uno se podría haber imaginado.

            Vemos más de los Flag-Smashers sumado a una muy buena escena de acción donde se enfrentan a Walker, Falcon y Bucky, donde también se nos revela de que existen otros supersoldados, lo cual lógicamente agrava la situación a un nuevo nivel. Y es esto mismo lo que nos permite conocer a Isiah Bradley, un ex soldado afroamericano con quien el gobierno experimentó primeramente con el suero y sobrevivió a toda clase de experimentos y abusos. Su historia y testimonio, al haber tenido un enfrentamiento con Bucky sobre quien logró imponerse, son una representación de los privilegios y abusos de la clase blanca sobre la afroamericana a lo largo de la historia estadounidense. Algo así como la escena posterior a este encuentro, donde una patrulla policial se acerca a Sam y Bucky, quienes discutían en la calle, increpando al primero. No es sino hasta que reconocen que se trata del mismísimo Falcon que deciden dejarle en paz. Dato no menor, es que en la casa de Isiah los recibe su nieto Elijah, quien probablemente asuma el rol de El Patriota, lo cual significa un nuevo acercamiento a los Young Avengers, que venimos anticipando desde el comienzo de la serie.

            Finalmente, la pareja protagonista decide que la siguiente visita tiene que ser a nada menos que el Baron Zemo, villano en Civil War. Su aparición, atendiendo sus intereses y contrastándolos con su animadversión a los famosos super soldados puede resultar clave en la trama, tanto como un villano como una especie de aliado, en esta ocasión, para los protagonistas. Así mismo, las diferencias de Walker contra los amigos del Capitan Roger puede derivar en un conflicto mucho mayor en la trama, sobre todo si tenemos en cuenta de que es seguro que Sam vaya ganando en protagonismo e importancia, y que querrá recuperar el escudo de su amigo. De momento, las piezas se están acomodando, así como los intereses y motivaciones de cada uno de los bandos. Ya van dos episodios y tenemos vínculos y protagonistas formados, es hora de que la serie vaya creciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s