El penúltimo capítulo de esta nueva serie dentro del MCU nos trajo uno de los ingredientes que más podíamos anticipar de ella al principio: la violencia. Decíamos en los recaps anteriores que se tomó mucho tiempo en la construcción de personajes, sus vínculos, motivaciones y métodos; bueno, resulta que ahora va descargando todo eso que ha ido construyendo a lo largo de este viaje.

            Ya la primera escena nos muestra a John Walker enfrentándose a Sam y Bucky, quiénes se unen para quitarle el escudo de Capitán América. Walker se encuentra completamente afectado y trastornado después de tomar el suero del super soldado. Toda su ira y rencor guardados le brotan ahora por los poros. Necesitaba recordar constantemente que él era el nuevo Capitán América, necesitaba decírselo a él mismo y los demás. Necesitaba esa aprobación y no la tuvo. La violencia, entonces, es total en esa pelea de a 3, en la que Walker sale derrotado y sin escudo.

            Valentina Della Fontaine hace su aparición (representada nada menos que por Julia Defeus) pareciera que para “reclutar” a un olvidado y renegado Walker. Todo parece indicar la formación de un nuevo grupo de antihéroes, conocido como los Thunderbolts, donde también podría tener una participación el Baron Zemo junto a –entre otros- el mismo Walker ya en su papel de US Agent, que adopta en los cómics. Como sea, la violencia no está exenta de todo cuando rodea a estos personajes, su presente y futuro.

            Mientras, al parecer. Sharon Carter sería Powerbroker y estaría fuertemente enfrentada a los Flag-smashers. Se nos deja ver su comunicación con Bartroc y sus motivaciones ocultas, ahora que se encuentra desterrada en tierras extrañas. Otra posibilidad sería que esté trabajando como doble agente. Lo cual hace todo mucho más oscuro y difícil de comprender, ya que nunca podríamos estar completamente seguro de que camino tomaría este personaje, al no ser de plena confianza. Violencia también es mentir.

            Por otra parte, vemos a Sam visitando a Isaiah Bradley, aquel soldado afroamericano con el que el gobierno estadounidense experimentó durante mucho tiempo utilizando el suero de super soldado, para después tenerlo preso. El racismo como elemento detonante está muy presente dentro de la serie y, en el caso de Bradley, es la motivación que busca usar hacia Sam para que abandone cualquier tipo de lucha o esperanza en sus ideales, ya que él también es un hombre afroamericano. Sam, por el contrario, usa esto como motor impulsor para dar el siguiente paso, para hacerse cargo y tomar la posta como nuevo Capitan, para portar el escudo y darle un nuevo significado a ese famoso símbolo. En el proceso, ayuda a su familia y al propio Bucky, a quien también le aconseja que tome las riendas y deje atrás a los demonios de su pasado. Un consejo que incluso podría aplicarse para el viejo Bradley. El rencor no es útil en estas luchas. El rencor también es violencia.

            Finalmente, vemos que las piezas están acomodadas para lo que sería una gran batalla final, con todos los protagonistas en sus posiciones y la cabeza enfocada en sus distintos propósitos. El penúltimo episodio nos deja no sin antes darnos un vistazo a Sam, frente a lo que seguramente sea su nuevo traje, ya de Capitan America,; y en las escenas post créditos a Walker, frente a lo que seguramente sea su nueva identidad como US Agent. Todo listo para ver como se resuelve esta historia que, como ya vimos, tiene mucha violencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s